A muerte contra el campo. Conservacionismo, funcionariado y animalismo

En este artículo se muestran tres ejemplos de los movimientos que hoy se ciernen sobre una de las cosas buenas que quedan en el mundo rural en vías de extinción completa: el pastoreo como alternativa viable y sostenible a la ganadería industrial. De la ganadería extensiva o el pastoreo dicen lo siguiente referentes notorios del conservacionismo, del funcionariado y del animalismo.

1- Conservacionismo

La fusión entre neomalthusianismo y rewilding la tenemos en Benigno Varillas. La organización Rewilding Iberia ha sido creada por el fundador de la revista Quercus, Benigno Varillas Suarez, asturiano nacido 1953. También fue el fundador de Greenpeace España y de otras 6 ONG´s ecologistas más; es el biógrafo de Félix Rodríguez de la Fuente; el director de la revista ecologista El Cárabo; miembro prominente de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente; colaborador de los periódicos El País y de El Mundo; asesor de rodaje y guionista de la 2 de RTVE en los programas semanales de Última Frontera y A Ciencia Cierta; colaborador y comentarista ecologista en Onda Cero; fundador de la librería especializada en naturalismo Linneo; fundador también de la librería del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas); asesor editorial de la revista Nature; cooperante internacional en proyectos conservacionistas; asesor del Ministerio de Transición Ecológica y colaborador en proyectos conservacionistas junto al Ministerio de Industria. Ha recibido más de 20 premios, entre ellos el de la gran banca, Premio BBVA a la Conservación.

En sus dos últimos libros Matar lo libre y La estirpe de los libres Varillas identifica el pastoreo con el mal absoluto: lo que él llama el Neolítico. Afirma que las comunidades pastoriles trajeron la domesticación de los animales y destruyeron el Paleolítico donde sólo 10 millones de personas poblaban la tierra de manera ecológica. Igual que los veganos, el conservacionista Varillas identifica domesticación animal con esclavitud.

Benigno Varillas tiene hoy un gran predicamento entre la juventud ecologista, desde biólogos misántropos a forestales yellowstonianos, por lo que es bueno saber qué dice en sus dos últimos libros:

las etnias pastoriles… son neolíticos puros, unos desgraciados… transgresores… con su frenesí reproductor… procreando millones de pastorcillos esclavos… responsables de la explosión demográfica… con una avaricia muy grande… creadores de la propiedad privada… que andan todo el día detrás de unas bestias idiotizadas… aferrados a los privilegios… como la PAC (Política Agraria Comunitaria) que sigue dando primas, para mantener sistemas de producción obsoletos de ganadería en zonas marginales. Que “por ser hijos del pueblo” accedan gratis a pastos y leña… lacayos neolíticos… hace 7000 años los pastores llegados a Iberia desde las estepas asiáticas robaron a las mujeres para usarlas como nodrizas reproductoras… con los pastores se expandió el miedo, el salitre, la salina, la sal, la salmuera, el salazón, el salario, el asalariado, la desazón… ganaderos con mentalidad neolítica que violan y utilizan a la mujer… hombres neolitizados, idiotizados… con animales domésticos degenerados, como lo son ellos mismos… aniquilaron todo lo silvestre… masacraron a los bisontes, uros, tarpanes y encebros porque les mermaban el pasto de los herbívoros domésticos… trajeron el derecho de pernada y el esclavismo… exterminaron a los cazadores-recolectores pero su espíritu, su legado, lo libre, el espíritu libre auténtico… el hombre verdadero… permaneció en la aristocracia, en la nobleza, en la monarquía… por sus venas corría la sangre de los cazadores-recolectores libres, indómitos… en las cacerías con lanza y caballo de Alfonso XIII participaron personajes de toda Europa como el Príncipe de Gales y su hermano, futuros reyes de Inglaterra… hoy vienen los hijos del príncipe Carlos a cazar a España en la finca del sexto Duque de Westminster, uno de los hombres más ricos de Gran Bretaña… auténticos conservacionistas de la vida libre, la naturaleza más salvaje…fue para reyes y la nobleza un preciado tesoro… reyes y nobles custodios de la biodiversidad de los cotos… es un error creer que el privilegio [de la nobleza y monarquía] tiene un origen arbitrario, que es pura injusticia y abuso de poder… no se pretendan que los cuadrados sean redondos… el rechazo a lo libre está grabado a sangre y fuego en sus genes neolíticos de ganadero… el surgimiento del nacional socialismo en Alemania abominaba con razón de los pueblos neolíticos, en particular los del Este, que trajeron a Europa el ganado… la labor del Seprona en defensa de la naturaleza fue el gran avance de la política conservacionista…

Es una buena noticia que desde 1974 el número de pastores se haya reducido a una décima parte porque así el territorio que ocupaban puede devolverse a su estado previo… hay que fomentar la vida salvaje y no la anacrónica ganadería… todo pueblo que tenga ganado, por salvaje que parezca, no lo es. Los pastores tienen la arquitectura mental destructora de lo libre… el lobo tiene millones de hectáreas por recolonizar. Aquellas hectáreas donde la ganadería cuesta dinero a los contribuyentes… antes de que hubiera pastores estaban ahí los herbívoros, en estado salvaje. La lógica sugiere que se devuelva el campo a su estado previo… el lobo es el principal atractivo para que el campo vacío vuelva a ser habitado, no ya por pastores neolíticos, sino por amantes de la naturaleza. No para vivir de los recursos naturales, sino de lo que los naturalistas produzcan por Internet…

Probablemente la tecnología permita algún día alimentarnos sin tener que utilizar seres vivos para ello… tal sueño vegano se alcanzará… el día que eso ocurra estaremos estaremos más cerca de poder destinar esa mitad del Planeta que reclama el eminente ecólogo Edward O. Wilson para lo salvaje… los depredadores son el atractivo para generar una industria cultural que conecte a la población urbana con lo vivo, liberando el territorio de la ganadería con un rewilding que restaure los ecosistemas… es una realidad inminente que en el futuro la inteligencia pueda llevar a los humanos a ser todo espíritu, desprendido de la materia. Es posible que incluso hasta no resida en los cuerpos que tenemos ahora, sino en otros, fabricados por nosotros mismos, más perfectos y sofisticados… no habrá que sacrificar seres vivos para sobrevivir, yendo más lejos que la alimentación vegana que depende de plantas… la vida en el campo con una profesión no agropecuaria puede llevar a recuperar la esencia del ser humano… la recolonización de los espacios rurales saldrán de ese sector social que hoy abastece las filas de las ONG conservacionistas, así como el de los funcionarios de la naturaleza, como guardas, funcionarios, técnicos y científicos, que actualmente emplean su energía en intentar doblegar al mundo rural y pastoril para que no destruya la vida silvestre… los pastores deben ser proscritos y asumir su destino”.

Hace bien poco el fundador de Quercus y, como ya hemos dicho, uno de los principales animadores del rewilding actual, Benigno Varillas, decía en el periódico La Vanguardia que:

Hay que dejar de divinizar el mundo rural… es un error muy grave pensar que la ganadería extensiva o el mundo rural tradicional es la solución para la conservación medioambiental… el mundo rural tradicional no nos puede llevar a ningún lado… ha de ser la tecnología la que ofrezca soluciones… reducir la población no es ningún drama… el planeta tiene que reducir su población hasta los diez millones de personas… en el campo la vanguardia deben ser personas con teletrabajo que restauren la vida salvaje… se debe optar por la tecnología y la producción artificial de alimentos… apostar por la sociedad de la información y la biotecnología.”[1]

2- Funcionariado

Este odio a los pastores del conservacionismo nos es un viejo conocido. Los ingenieros de montes criados por el Estado fascista de Franco ya nos han lanzado similares andanadas. Para muestra un botón: en el Blog del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes se podía leer el 26 de Abril de 2017, en el artículo “Arde Asturias”, párrafos como el siguiente:

“El problema de fondo es lo arcaico del modelo ganadero extensivo de este país, que las autoridades agrarias no se han preocupado de reconducir. España necesita un nuevo modelo ganadero como las exitosas explotaciones intensivas de porcino y avícolas”[2].

Esforzándose el artículo del Blog del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes en consolidar el histórico expolio del Estado a los concejos abiertos asturianos; a las tierras comunales las llaman “terrenos públicos” poniendo en cuestión los “supuestos” derechos vecinales a pastar en los montes.

Condena “los incendios por motivaciones pastorales” señalando miserablemente a los pastores como criminales y hablando de la “indignación de la Guardia Civil y los profesionales forestales” con los pastores y gentes rurales que no obedecen y no se comportan como mandan los funcionarios. Plantea como solución una aplicación más dura de la Ley de Montes estatal para que así caiga con más contundencia sobre las cabezas de pastores y ganaderos; y, por supuesto, exige reducir y “acotar el aprovechamiento pastoril” de los montes.

3- Animalismo

Muy indicativo es que el movimiento vegano tenga uno de sus más potentes y principales voceros en la sección llamada El caballo de Nietzsche dentro de uno de los tres periódicos digitales más grandes del estado español, Eldiario.es. Esta sección es liderada por la animalista furibunda Ruth Toledano. En la sección explican porque se llaman El caballo de Nietzsche:

Nietzsche el 3 de enero de 1889 vio como un cochero azotaba con un látigo a un caballo… Nietzsche hondamente dolido, herido en lo más profundo de su alma, se arroja sobre el caballo y lo abraza… fue un episodio crucial en la vida del filósofo alemán: el momento… en el que rompió para siempre con la humanidad… como Nietzsche… el futuro pasa por luchar contra el especismo.

Ruth Toledano aboga por la prohibición total del pastoreo vía Guardia Civil, Guardería Forestal, jueces y sistema penitenciario. Así lo explican diariamente en su sección.

Toledano es impulsora de un proyecto de propaganda animalista llamada Capital Animal que recibe apoyo y dinero del Estado. También es tutora de masters en la Universidad Complutense de Madrid. Es así mismo colaboradora de la Cadena Ser, ha sido columnista de El País durante 13 años y de diarios regionales del Grupo Prisa, es editora del Grupo Santillana (centrada en el sector educativo infantil y juvenil), colabora con las publicaciones LGTBI Zero y Shangay. Es multipremiada por el Ayuntamiento de Madrid que la ha dado el cargo de Cronista Oficial de la Villa, también alabada y premiadísima por la COGAM, FELGTB y AET-Transexualia…

El periódico digital Eldiario.es donde dirige El caballo de Nietzsche alcanza los 10,8 millones de personas usuarias. Este periódico se autodefine como “de izquierda progresista”.

Aprovecho para comunicar que ProVeg, una de las organizaciones vegetarianas más grandes Europa, acaba de lanzar una campaña contra el acto de engendrar hijos, pidiendo abstenerse y esforzarse por convencer a otros de que lo hagan “por el bien de la naturaleza y de los animales”.

En definitiva podemos afirmar que hoy, estos tres movimientos influyen completamente en la forma en que se nos echa encima la burocracia, la Red Natura 2000 y la Directiva Hábitats de la Unión Europea.

A 20 de Diciembre de 2019.

Enrique Bardají Cruz.

[1]https://www.lavanguardia.com/vida/20180313/441500907666/biografo-de-felix-rodriguez-de-la-fuente-revisa-el-mensaje-del-naturalista.html

[2]“Arde Asturias” Álvaro Picardo.

Imagen:  Pilar López-Rioboo (subdelegada del Gobierno en A Coruña) y Rubén Pérez Sueiras, (PODEMOS y organización animalistaLIBERA), junto a miembros de la policía y guardia civil.

En defensa del pastoreo, los bosques y la libertad. El pastoreo no es especista, el animalismo sí.

A nuestros padres, por transmitirnos las
cosmovisiones profundas de nuestra cultura que las
élites de hoy quieren hacer desaparecer por todos
los medios y para siempre.

Este texto surge de la lectura de “El feminismo ha de ser antiespecista”. Un
escrito elaborado por activistas, periodistas y profesoras de universidad, todas ellas
animalistas y veganas. El texto de estas antiespecistas fue una reacción a una carta
que escribieron unas pastoras catalanas que han formado la Red de Ramaderas de
Cataluña. Estas pastoras explicaban en su carta el porqué no comparten las ideas del
antiespecismo y muestran su rechazo a que éste fuera incluido entre las proclamas
del 8 de marzo. No están de acuerdo en que libertad de las mujeres exija la abolición
y prohibición de la ganadería extensiva, como así afirman rotundamente las
profesoras y activistas antes mencionadas.
El título es controvertido y algo provocador con la esperanza de que las animalistas
actuales analicen lo que están promoviendo, que no es otra cosa que la extinción de
ecosistemas naturales enteros. Sabemos que la definición oficial de especismo
incluye sí o sí todo tipo de ganadería pero nos rebelamos ante ello. Si el especismo
es tratar sin ética a los animales entonces el pastoreo no es especista. Es razonable
considerar a muchos animales como fines en sí mismos pero esto no impide que a su
vez puedan emplearse como medios; exactamente como se hace con las personas:
todas son un fin en sí mismas, pero no sólo eso, también nos servimos de medios
unas a otras constantemente, en relaciones que pueden ser de convivencia
respetuosa. El animal, como el niño, no elige convivir conscientemente ni el humano
es omnipotente para elegir como, cuando y donde existir. El conflicto ontológico
¿quienes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿adonde vamos?, nos muestra nuestra
finitud y en esta concreción hemos de desarrollarnos. La pregunta es: ¿Es el único
desarrollo legítimo el que se mantiene ajeno a la convivencia con los animales con
aprovechamiento mutuo? Sinceramente creemos que no.
Por otra parte, no se suele contemplar dentro del llamado especismo1
, pero lo
debería ser, cuando se condena a un animal a no vivir en su medio ejerciendo la
actividad que lo caracteriza, tratando de modificar la esencia de dicho animal.
Humanizar a los animales como hace el animalismo mayoritario es cruel y falto de
1 En nuestro lenguaje diríamos que se trata sin ética, y respecto a los animales
ética, por lo tanto especista. Y curiosamente son las personas que dedican su vida a
compartirla con dichos seres vivos los que mejor interpretan sus necesidades y sus
cualidades. Es el mundo rural tradicional el que no descontextualiza a los animales
de su medio, los despoja de su cultura, de su grupo y de sus necesidades.
El pastor Albert Masó nos dice que el pastoreo para él es
[…] que las ovejas sean ovejas y vivan como ovejas el mayor tiempo posible y no solo por
respeto al animal y al entorno sino también por respeto a uno mismo […] si no dejas de verlas
como animal al que quieres y respetas inevitablemente terminan recorriendo bosques,
pastos, ríos y eso sienta bien… a ellas, a nosotros y al entorno.2
.
El pastoreo extensivo, valga la redundancia, se extingue.
A la luz están las dos estocadas letales que el Poder quiere asestar al pastoreo.
Por un lado tenemos a las universidades con su fabricación incesante de este tipo de
falacias escritas en “neolengua” postmoderna intentando hacernos creer que no hay
ninguna dimensión ética en la convivencia con los animales.
Por otro lado tenemos un ecologismo hiperconservacionista, generalmente
misántropo y partidario del “rewilding” forzoso contra los habitantes del medio
rural. Rewilding, “re-asalvajamiento” o “renatulalización” como han querido
traducirlo, en román paladino significa llenarlo todo -por imposición estatal, no
olvidar esto- de lobos, osos, matorral altamente inflamable, y de una legión de
guardas forestales dando paseos por aquí y por allá bien pagados a costa del fisco. El
rewilding decreta para los que aún sobreviven en el medio rural la extinción de su
cultura tradicional y el exilio a las ciudades de provincia.
Aquí sólo hablaremos del primero.
Nos asaltan con un veganismo impositivo y un animalismo de exportación
anglosajona muy útil para implementar la vieja política del divide e impera al
servicio de la razón de Estado. Un Estado que paga y mantiene a estos profesores
funcionarios que pontifican contra la ganadería extensiva con el riñón bien cubierto.
Pensamientos extremistas que fraguados en un ámbito izquierdista de estatolatría
jacobina máxima, encarnan lo que el poeta Hölderlin decía: “todo culto al Estado es
una expresión de lo infernal”.3
Nos quieren hacer creer que de repente, por que ellos lo dicen, la artesanía es lo
mismo que lo industrial.
2 Testimonio recogido por los autores a Albert Masó, pastor y quesero de las montañas de Sant Hilary Sacalm.
3 “Hyperion”
Nos dicen que es lo mismo una granja de cerdos industrial en intensivo donde el
confinamiento es total los 365 días al año y donde las madres pasan grandes
temporadas de su vida en jaulas de hierro donde ni siquiera pueden girarse que una
rebaño trashumante que pasa el invierno en las campas de Los Monegros para en
verano subir hasta los pastos alpinos del Pirineo.
Nos quieren convencer de que es lo mismo la futura granja de Noviercas con 20.000
vacas lecheras estabuladas dando hasta cuatro ordeños diarios para que no se les
rompan los ligamientos de las ubres y comiendo soja transgénica argentina a
toneladas con un pequeño pastor de los bosques y prados comunales de Urbasa que
ordeña a mano y anda kilómetros con su palo de avellano para vigilar, cuidar y curar
a sus rústicas ovejas latxas con las que hace un queso sencillo, rico y nutritivo.
Nos dicen que el pastoreo ibérico ha sido el causante número uno de la
deforestación peninsular sin contrastar esa información o cotejándola de alguna
manera.
Que ironía de la vida, que para ser tan enemigos del medio natural, los pastores
tienen un árbol sagrado, el fresno, el llamado árbol del pastor. ¿Que árbol tienen los
funcionarios? Tal vez sea el falso “plátano gigante, en medio del cementerio, que
echa por hojas papeles, marcados de cifra y sello…” del que ya hablara el poeta
Agustín García Calvo y cantara Chicho Sánchez Ferlosio en su canción A
Contratiempo. Y lo cierto es que los pastores no solo tienen un árbol sagrado, sino
que tienen muchos. Basta estudiar un poco nuestro pasado rural para descubrir lo
sacralizados que estaban los árboles.4
¿Por qué el animalismo se nos echa encima de esta manera tan enfermiza?
¿Por que surge este movimiento en el corazón de la sociedad más urbanita,
colonialista, burguesa, industrializada e antihumana del mundo? ¿Porque tiene eco
hoy en día en nuestra sociedad?¿Realmente defiende a la naturaleza o contribuye a
su destrucción?
A la naturaleza se le esta atacando duro y es un hecho constatadísimo que nos afecta
a todos. En la ciudad, conocedores de este hecho, aunque malamente analizado y
con la incómoda frustración de no saber que hacer para impedirlo, tiran tiros al aire
disparando a quien no se lo merece.
La soledad, el Estado y la nueva religión política animalista.
Pero sigamos contestando a la pregunta: ¿por qué se ha puesto de moda el
animalismo jacobino y por qué el Estado necesita de esta nueva religión política?
Tiene que ver, en primer lugar, con el arrasamiento que el Estado ha realizado de
4 Ver los trabajos de Rafael Andolf o los de Ignacio Abella.
las comunidades y sus relaciones personales interdependientes, que pasan de ser
entre personas, es decir de persona a persona, a la sustitución actual obligatoria del
vínculo persona-Estado-persona. Con pagar tus impuesto se te permite
desentenderte moralmente de tus congéneres.
Estas relaciones están desembocando en una enfermedad: la soledad, que se ha
hecho epidemia. En las grandes ciudades y por supuesto en las zonas despobladas
esto es hoy un problema total. El animalismo germina en este ambiente de manera
excepcional. Un ambiente caracterizado por el triunfo cada vez más arrollador del
individualismo posesivo y abstracto ensalzado por el “sistema” como la más alta
expresión de la autorrealización está conduciendo a la destrucción de la familia e
incluso de la amistad.
La desintegración cada vez más acelerada de las raíces y del entorno social
comprometido y con responsabilidad natural, -como es el grupo familiar y de
amistad-; se ve sustituido por relaciones frágiles sin ningún tipo de compromiso
profundo emocional. En algún caso se llega a uniones interesadas por objetivos
comunes ideológicos5
pero débiles en cuanto el problema convivencial aparece.
Quedan las personas aisladas en masas, aferrándose emocionalmente a lo
material, en vez de a lo humano. En este contexto el individualismo se dispara y se
traslada a los animales también, humanizándolos.
La ciudad es un lugar tóxico para los animales, las personas y todo el ecosistema
planetario. Las gentes que vivimos en el medio natural no podemos y no
deberíamos vivir como en las ciudades, sino como se ha hecho siempre, unidos
profundamente a los usos, ciclos y funciones, siendo productores y agentes activos
en su cuidado. Siendo humanos libres.
Esta realidad, esta insondable soledad, es el testimonio más rotundo del carácter
irracional, inhumano y nihilista de la sociedad del consumo y del Estado del
bienestar que los voceros del orden reinante glorifican como el cenit de la
civilización. Un ejemplo de estas tendencias son la tenencia masiva de perros y gatos
que va en aumento.
No sólo la soledad es apaciguada sino que sustituyen a la naturaleza reptiliana de la
procreación. Los animales son sustituidos por esa necesidad de amar y de ser
amados. Siendo el país con la natalidad más baja del mundo, es fácil imaginarse
cuantas personas se sienten profunda e inmensurablemente agradecidas a sus
perros y gatos por estar ahí, y ayudarles frente a la amenaza de la infinita tristeza por
no poder amar a un hijo.
Otra razón del auge de la tenencia de perros se encuentra en el infierno laboral del
trabajo asalariado que te lleva a añorar desesperadamente la amistad verdadera, el
amor desinteresado y la trascendencia que sólo en tu fiel amigo el perro encuentras.
5 Teniendo en cuenta lo anti natural que es pretender que todos los miembros de un grupo tengan las mismas ideas,
siendo las ideologías estructuras más opresivas de lo que pretenden en su creación.
El vacío existencial y la desespiritualización que impone este sistema monstruoso
alimenta también el culto desequilibrado a los animales. Como hemos dicho, al vivir
alejados de la naturaleza, ya no encontramos el sentido de la vida, ni siquiera lo
buscamos o tratamos de entenderlo, caminamos sin más por la vida, buscando el
placer inmediato, y todo lo que produce dolor lo alejamos totalmente. Por ello, la
muerte es un tabú, y debe ser alejado al máximo. No se entiende la importancia de
la muerte dentro de la vida, porque ni la una ni la otra tienen sentido. El ser humano
actual vive como el bebé de Nietzsche, inconsciente.
El Estado sabe a la perfección que aquí en lo que llaman España hay carne de cañón
para un animalismo extremo que permite reorientar la ira popular hacia cualquier
sitio que no sean ellos y azuzar el divide y vencerás. Ira popular que está ahí porque
se nos ha despojado de la capacidad de acción, de pensamiento, de expresión, de
unión, de creación, de reproducción, etc. Todo ante una falsa libertad del dinero y
una jerarquía férrea pintada de colores claros.
La gente al mirar a los ojos a sus animales en casa, en la calle o en el parque, se
conecta con la naturaleza que tan lejos tiene en esos inmensos mares de alquitrán;
y puede imaginarse perfectamente cual será la mirada de los animales en las naves
industriales o en los inmensos mataderos… y se les parte literalmente el corazón.