En defensa del pastoreo, los bosques y la libertad. El pastoreo no es especista, el animalismo sí.

A nuestros padres, por transmitirnos las
cosmovisiones profundas de nuestra cultura que las
élites de hoy quieren hacer desaparecer por todos
los medios y para siempre.

Este texto surge de la lectura de “El feminismo ha de ser antiespecista”. Un
escrito elaborado por activistas, periodistas y profesoras de universidad, todas ellas
animalistas y veganas. El texto de estas antiespecistas fue una reacción a una carta
que escribieron unas pastoras catalanas que han formado la Red de Ramaderas de
Cataluña. Estas pastoras explicaban en su carta el porqué no comparten las ideas del
antiespecismo y muestran su rechazo a que éste fuera incluido entre las proclamas
del 8 de marzo. No están de acuerdo en que libertad de las mujeres exija la abolición
y prohibición de la ganadería extensiva, como así afirman rotundamente las
profesoras y activistas antes mencionadas.
El título es controvertido y algo provocador con la esperanza de que las animalistas
actuales analicen lo que están promoviendo, que no es otra cosa que la extinción de
ecosistemas naturales enteros. Sabemos que la definición oficial de especismo
incluye sí o sí todo tipo de ganadería pero nos rebelamos ante ello. Si el especismo
es tratar sin ética a los animales entonces el pastoreo no es especista. Es razonable
considerar a muchos animales como fines en sí mismos pero esto no impide que a su
vez puedan emplearse como medios; exactamente como se hace con las personas:
todas son un fin en sí mismas, pero no sólo eso, también nos servimos de medios
unas a otras constantemente, en relaciones que pueden ser de convivencia
respetuosa. El animal, como el niño, no elige convivir conscientemente ni el humano
es omnipotente para elegir como, cuando y donde existir. El conflicto ontológico
¿quienes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿adonde vamos?, nos muestra nuestra
finitud y en esta concreción hemos de desarrollarnos. La pregunta es: ¿Es el único
desarrollo legítimo el que se mantiene ajeno a la convivencia con los animales con
aprovechamiento mutuo? Sinceramente creemos que no.
Por otra parte, no se suele contemplar dentro del llamado especismo1
, pero lo
debería ser, cuando se condena a un animal a no vivir en su medio ejerciendo la
actividad que lo caracteriza, tratando de modificar la esencia de dicho animal.
Humanizar a los animales como hace el animalismo mayoritario es cruel y falto de
1 En nuestro lenguaje diríamos que se trata sin ética, y respecto a los animales
ética, por lo tanto especista. Y curiosamente son las personas que dedican su vida a
compartirla con dichos seres vivos los que mejor interpretan sus necesidades y sus
cualidades. Es el mundo rural tradicional el que no descontextualiza a los animales
de su medio, los despoja de su cultura, de su grupo y de sus necesidades.
El pastor Albert Masó nos dice que el pastoreo para él es
[…] que las ovejas sean ovejas y vivan como ovejas el mayor tiempo posible y no solo por
respeto al animal y al entorno sino también por respeto a uno mismo […] si no dejas de verlas
como animal al que quieres y respetas inevitablemente terminan recorriendo bosques,
pastos, ríos y eso sienta bien… a ellas, a nosotros y al entorno.2
.
El pastoreo extensivo, valga la redundancia, se extingue.
A la luz están las dos estocadas letales que el Poder quiere asestar al pastoreo.
Por un lado tenemos a las universidades con su fabricación incesante de este tipo de
falacias escritas en “neolengua” postmoderna intentando hacernos creer que no hay
ninguna dimensión ética en la convivencia con los animales.
Por otro lado tenemos un ecologismo hiperconservacionista, generalmente
misántropo y partidario del “rewilding” forzoso contra los habitantes del medio
rural. Rewilding, “re-asalvajamiento” o “renatulalización” como han querido
traducirlo, en román paladino significa llenarlo todo -por imposición estatal, no
olvidar esto- de lobos, osos, matorral altamente inflamable, y de una legión de
guardas forestales dando paseos por aquí y por allá bien pagados a costa del fisco. El
rewilding decreta para los que aún sobreviven en el medio rural la extinción de su
cultura tradicional y el exilio a las ciudades de provincia.
Aquí sólo hablaremos del primero.
Nos asaltan con un veganismo impositivo y un animalismo de exportación
anglosajona muy útil para implementar la vieja política del divide e impera al
servicio de la razón de Estado. Un Estado que paga y mantiene a estos profesores
funcionarios que pontifican contra la ganadería extensiva con el riñón bien cubierto.
Pensamientos extremistas que fraguados en un ámbito izquierdista de estatolatría
jacobina máxima, encarnan lo que el poeta Hölderlin decía: “todo culto al Estado es
una expresión de lo infernal”.3
Nos quieren hacer creer que de repente, por que ellos lo dicen, la artesanía es lo
mismo que lo industrial.
2 Testimonio recogido por los autores a Albert Masó, pastor y quesero de las montañas de Sant Hilary Sacalm.
3 “Hyperion”
Nos dicen que es lo mismo una granja de cerdos industrial en intensivo donde el
confinamiento es total los 365 días al año y donde las madres pasan grandes
temporadas de su vida en jaulas de hierro donde ni siquiera pueden girarse que una
rebaño trashumante que pasa el invierno en las campas de Los Monegros para en
verano subir hasta los pastos alpinos del Pirineo.
Nos quieren convencer de que es lo mismo la futura granja de Noviercas con 20.000
vacas lecheras estabuladas dando hasta cuatro ordeños diarios para que no se les
rompan los ligamientos de las ubres y comiendo soja transgénica argentina a
toneladas con un pequeño pastor de los bosques y prados comunales de Urbasa que
ordeña a mano y anda kilómetros con su palo de avellano para vigilar, cuidar y curar
a sus rústicas ovejas latxas con las que hace un queso sencillo, rico y nutritivo.
Nos dicen que el pastoreo ibérico ha sido el causante número uno de la
deforestación peninsular sin contrastar esa información o cotejándola de alguna
manera.
Que ironía de la vida, que para ser tan enemigos del medio natural, los pastores
tienen un árbol sagrado, el fresno, el llamado árbol del pastor. ¿Que árbol tienen los
funcionarios? Tal vez sea el falso “plátano gigante, en medio del cementerio, que
echa por hojas papeles, marcados de cifra y sello…” del que ya hablara el poeta
Agustín García Calvo y cantara Chicho Sánchez Ferlosio en su canción A
Contratiempo. Y lo cierto es que los pastores no solo tienen un árbol sagrado, sino
que tienen muchos. Basta estudiar un poco nuestro pasado rural para descubrir lo
sacralizados que estaban los árboles.4
¿Por qué el animalismo se nos echa encima de esta manera tan enfermiza?
¿Por que surge este movimiento en el corazón de la sociedad más urbanita,
colonialista, burguesa, industrializada e antihumana del mundo? ¿Porque tiene eco
hoy en día en nuestra sociedad?¿Realmente defiende a la naturaleza o contribuye a
su destrucción?
A la naturaleza se le esta atacando duro y es un hecho constatadísimo que nos afecta
a todos. En la ciudad, conocedores de este hecho, aunque malamente analizado y
con la incómoda frustración de no saber que hacer para impedirlo, tiran tiros al aire
disparando a quien no se lo merece.
La soledad, el Estado y la nueva religión política animalista.
Pero sigamos contestando a la pregunta: ¿por qué se ha puesto de moda el
animalismo jacobino y por qué el Estado necesita de esta nueva religión política?
Tiene que ver, en primer lugar, con el arrasamiento que el Estado ha realizado de
4 Ver los trabajos de Rafael Andolf o los de Ignacio Abella.
las comunidades y sus relaciones personales interdependientes, que pasan de ser
entre personas, es decir de persona a persona, a la sustitución actual obligatoria del
vínculo persona-Estado-persona. Con pagar tus impuesto se te permite
desentenderte moralmente de tus congéneres.
Estas relaciones están desembocando en una enfermedad: la soledad, que se ha
hecho epidemia. En las grandes ciudades y por supuesto en las zonas despobladas
esto es hoy un problema total. El animalismo germina en este ambiente de manera
excepcional. Un ambiente caracterizado por el triunfo cada vez más arrollador del
individualismo posesivo y abstracto ensalzado por el “sistema” como la más alta
expresión de la autorrealización está conduciendo a la destrucción de la familia e
incluso de la amistad.
La desintegración cada vez más acelerada de las raíces y del entorno social
comprometido y con responsabilidad natural, -como es el grupo familiar y de
amistad-; se ve sustituido por relaciones frágiles sin ningún tipo de compromiso
profundo emocional. En algún caso se llega a uniones interesadas por objetivos
comunes ideológicos5
pero débiles en cuanto el problema convivencial aparece.
Quedan las personas aisladas en masas, aferrándose emocionalmente a lo
material, en vez de a lo humano. En este contexto el individualismo se dispara y se
traslada a los animales también, humanizándolos.
La ciudad es un lugar tóxico para los animales, las personas y todo el ecosistema
planetario. Las gentes que vivimos en el medio natural no podemos y no
deberíamos vivir como en las ciudades, sino como se ha hecho siempre, unidos
profundamente a los usos, ciclos y funciones, siendo productores y agentes activos
en su cuidado. Siendo humanos libres.
Esta realidad, esta insondable soledad, es el testimonio más rotundo del carácter
irracional, inhumano y nihilista de la sociedad del consumo y del Estado del
bienestar que los voceros del orden reinante glorifican como el cenit de la
civilización. Un ejemplo de estas tendencias son la tenencia masiva de perros y gatos
que va en aumento.
No sólo la soledad es apaciguada sino que sustituyen a la naturaleza reptiliana de la
procreación. Los animales son sustituidos por esa necesidad de amar y de ser
amados. Siendo el país con la natalidad más baja del mundo, es fácil imaginarse
cuantas personas se sienten profunda e inmensurablemente agradecidas a sus
perros y gatos por estar ahí, y ayudarles frente a la amenaza de la infinita tristeza por
no poder amar a un hijo.
Otra razón del auge de la tenencia de perros se encuentra en el infierno laboral del
trabajo asalariado que te lleva a añorar desesperadamente la amistad verdadera, el
amor desinteresado y la trascendencia que sólo en tu fiel amigo el perro encuentras.
5 Teniendo en cuenta lo anti natural que es pretender que todos los miembros de un grupo tengan las mismas ideas,
siendo las ideologías estructuras más opresivas de lo que pretenden en su creación.
El vacío existencial y la desespiritualización que impone este sistema monstruoso
alimenta también el culto desequilibrado a los animales. Como hemos dicho, al vivir
alejados de la naturaleza, ya no encontramos el sentido de la vida, ni siquiera lo
buscamos o tratamos de entenderlo, caminamos sin más por la vida, buscando el
placer inmediato, y todo lo que produce dolor lo alejamos totalmente. Por ello, la
muerte es un tabú, y debe ser alejado al máximo. No se entiende la importancia de
la muerte dentro de la vida, porque ni la una ni la otra tienen sentido. El ser humano
actual vive como el bebé de Nietzsche, inconsciente.
El Estado sabe a la perfección que aquí en lo que llaman España hay carne de cañón
para un animalismo extremo que permite reorientar la ira popular hacia cualquier
sitio que no sean ellos y azuzar el divide y vencerás. Ira popular que está ahí porque
se nos ha despojado de la capacidad de acción, de pensamiento, de expresión, de
unión, de creación, de reproducción, etc. Todo ante una falsa libertad del dinero y
una jerarquía férrea pintada de colores claros.
La gente al mirar a los ojos a sus animales en casa, en la calle o en el parque, se
conecta con la naturaleza que tan lejos tiene en esos inmensos mares de alquitrán;
y puede imaginarse perfectamente cual será la mirada de los animales en las naves
industriales o en los inmensos mataderos… y se les parte literalmente el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: